2 dic. 2017

E TI, DE QUEN VES SENDO?

 HO reto era atopar a alguén da sua familia antes de que chegaran a recollelos.
Poden buscar pistas que os axuden.
Conseguiron facelo?

Etapa logográfica 

Entre os 4 e 5 anos, aproximadamente, pasan por unha etapa na que poden recoñecer de maneira global algunhas palabras que lle son familiares pola sua disposición, o seu formato ou o contexto onde se producen. Así ocorre con letreiros de algunhas marcas de coches, o seu propio nombre, títulos de debuxos animados, anuncios,  e outras configuracions gráficas que lles podan interesar e coas que teñen  frecuentes contactos.

Neste momento no que establece claras relacions entre a linguaxe escrita e a oral. É precisa a mediación dun adulto que sepa ler e que o inicie no establecimento de tales relacions, facendo XOGOS coas palabras e recoñecendo similitudes e diferencias entre palabras.

Na etapa logográfica, os vosos fillos e fillas ainda son incapaces de segmentar ou descifrar as secuencias gráficas, ainda que xa poda distinguir algunhas letras que xa recoñece, pero si poden compoñelo se se lle ofrecen as letras.

É un erro pensar que, cando se atopa  nesta fase é capaz de leer, ou debemos inícialo cun método que segmente a palabra.

Podemos favorecer a superación desta etapa propoñendo tareas de reconocimiento de etiquetas diferentes, por exemplo, acompañados de apoio visual. 

Unha vez que construe novos coñecementos pasariamos a etapa alfabética.



SEMENTES

No recuncho sensorial e de investigación temos unha chea de SEMENTES , estamos a obsérvandoas e tentar recoñecelas. Agora estamos a pensar como descubrir se son SEMENTES.

UN ANO MÁIS NA PATUREZA...

Esto foi o que descubrimos no medio da herba recén cortada, un año máis nacen na escola.

18 nov. 2017

COÑECEMOS A NOSA CONTORNA MÁIS PRÓXIMA

       

UNHA MAN DE PINTURA Á NOSA CASIÑA

Un traballo en cooperativo en equipo e 100% funcional.





XOGOS PSICOMOTRICES

Nestas idades é fonte de aprendizaxe: a manipulación, o movimiento e aprender a organizar de forma hábil a información sensorial. Adquiriendo as primeiras nocións do eu ,do espazo ,do tempo e a idea de causalidade. 

 Según Ajuriaguerra, etapas psicomotrices :

 1a- Ata os 3 anos:

Nivel do corpo vivenciado. Non existe diferencia entre o afectivo e o cognitivo. Danse dous procesos fundamentais para a maduración das crianzas:a marcha e a linguaxe.


2a- De 3 a 7 anos

Nivel de discriminación perceptiva. Tres apartados:

  •  Perfeccionamiento da motricidade global.

  •  Evolución da percepción do propio cuerpo.

  •  Acceso ao espazo orientado.


    A partires dos 7 anos ata os 12:


    Nivel da representación mental do propio corpo . Evolución 
    da intelixencia, interpretación neuroafectiva e estructuración espacio-temporal. 

.



12 nov. 2017

MEDIMONOS E PESAMONOS

 Desenvolvemos A Nosa competencia matemática con actividades funcionais , útiles na vida diaria e que axudanos a coñecernos , así como a elaborar o noso esquema corporal a partir do Coñecemento do noso corpo.

6 nov. 2017

El juego libre cablea neuronalmente el cerebro y lo prepara para el éxito social y académico



Cuando se trata del desarrollo del cerebro, el tiempo en el aula puede que sea menos importante que el tiempo en el patio de recreo.



“La experiencia del juego cambia las conexiones de las neuronas en la corteza prefrontal del cerebro” -afirma Sergio Pellis, investigador de la Universidad de Lethbridge en Alberta, Canadá- “y sin experiencia de juego, esas neuronas no cambian”.

Son esos cambios en la corteza prefrontal durante la infancia los que ayudan a conectar neuronalmente el centro de control ejecutivo del cerebro, que tiene un papel fundamental en la regulación de las emociones, en capacidad para planificar y en la resolución de problemas, dice Pellis. Así que el juego -añade- es lo que prepara a un cerebro infantil para la vida, el amor y hasta para la escuela.

Pero para producir este tipo de desarrollo del cerebro, los niños necesitan dedicar suficiente tiempo al juego libre: ni entrenadores, ni árbitros, ni reglas externas -afirma Pellis.



“Ya se trate de juegos rudos o de dos niños que decidan construir un castillo de arena juntos, los propios niños tienen que negociar, bueno, ¿qué vamos a hacer en este juego? ¿cuáles son las reglas que vamos a seguir?” dice Pellis. El cerebro construye nuevos circuitos en la corteza prefrontal para ayudarle a navegar en estas complejas interacciones sociales, dice.
Aprender de los animales
Mucho de lo que los científicos saben acerca de este proceso proviene de la investigación sobre las especies animales que participan en el juego social. Esto incluye gatos, perros y la mayoría de los otros mamíferos. Pero Pellis dice que también ha visto juego en algunas aves, incluyendo jóvenes urracas que “se agarran unas a otras y empiezan a luchar en el suelo como si fueran cachorros o perros”.

Durante mucho tiempo, los investigadores pensaron que este tipo de juego rudo podría ser una manera de que los animales jóvenes desarrollen habilidades como la caza o la lucha. Pero los estudios en la última década sugieren que no es el caso. Los gatos adultos, por ejemplo, no tienen problemas para matar a un ratón, incluso si se les ha privado de jugar cuando eran gatitos.

Así que investigadores como Jaak Panksepp de la Universidad del Estado de Washington han llegado a creer que el juego tiene un propósito muy diferente:
“La función del juego es construir cerebros prosociales, cerebros sociales que sepan
cómo interactuar con otros de forma positiva”



Panksepp ha estudiado este proceso en ratas, a las que les gusta jugar e incluso producen un sonido distintivo que él ha etiquetado como “risa de rata.” Cuando las ratas son jóvenes, el juego parece iniciar cambios duraderos en las áreas del cerebro utilizadas para pensar y procesar las interacciones sociales, dice Panskepp.

Los cambios implican activar y desactivar ciertos genes. “Encontramos que el juego activa toda la corteza cerebral”, -dice- “y que de los 1.200 genes que medimos, aproximadamente un tercio de ellos cambiaron significativamente simplemente por tener media hora de juego”.

Por supuesto, esto no prueba que el juego afecte a los cerebros humanos de la misma manera. Pero hay buenas razones para creer que sí, dice Pellis.

Por un lado, dice, el comportamiento del juego es notablemente similar entre las especies. Las ratas, los monos y los niños se adaptan a reglas similares que requieren que los participantes tomen turnos, jueguen limpio y no inflijan dolor. El juego también ayuda a las personas y los animales a ser más competentes socialmente, dice Pellis.
Y en los niños -dice-a ventaja añadida es que las habilidades asociadas con el juego conducen en última instancia a mejores calificaciones. En un estudio, los investigadores descubrieron que el mejor predictor de desempeño académico en octavo grado era la destreza social del niño en tercer grado.

Otro indicio de que el juego es importante, dice Pellis, es que “los países en los que se tiene más tiempo de recreo tienden a tener un rendimiento académico más alto que los países en los que el recreo es menor”.

Traducido del artículo: